facebook
youtube
PIC
carrito

Guadalupe  Herrera Estrada, Nutrióloga


Probablemente comes fuera de casa, por ello necesitas alimentos rápidos, fáciles y sabrosos que se ajusten a un estilo de vida ajetreado. Existen opciones inteligentes de todo tipo, ya sean comidas para llevar, comidas en el centro comercial, la cafetería de la oficina o en un restaurante.

A continuación encontraras unos muy buenos consejos que te ayudarán a alimentarte sanamente cuando comas fuera de casa:

1.Piensa de antemano y planifica dónde vas a comer. Considera las opciones de comida disponibles. Busca restaurantes que tienen un menú amplio y variado.
 
2.Tómate el tiempo para mirar el menú y hacer buenas selecciones. Algunos restaurantes incluyen menús que tienen una sección especial de opciones “más saludables”.

3. Lee los menús de restaurante atentamente y fíjate  en el contenido de grasa y calorías. Ciertos términos de menú que pueden significar menos grasa y calorías como  son: al horno,  asado, a la parrilla  y  al vapor.


4.Platillos en el menú  que incluyen  más grasa y calorías son: empanizado, a la mantequilla, a la crema, crujiente, hojaldre. Elije estos alimentos de vez en cuando y en porciones pequeñas.

5.Si vas a pedir comida no complique las cosas. Por ejemplo, en vez de papas fritas pide una papa asada o una ensalada  como guarnición y el aderezo aparte; pide sándwiches sin mayonesa, crema  o tocino.

6. El hambre puede conducirte a comer demasiado pan antes de que te sirvan la comida, pide que te retiren la charola del pan  Ojos que no ven… “barriga” que no siente.

7.Piensa en tus opciones de comida para el día entero. Si tienes una cena especial en un restaurante, entonces come una  ensalada con pollo o pescado durante la hora de la comida.

8.Limita la cantidad de alcohol, este   aumenta  el apetito y te aporta calorías sin nutrirte.

9.Comparte tu sándwich extragrande o plato principal con un amigo o llévate la mitad a la casa para otra comida.

10.A tu sándwich no olvides agregarle jitomate, lechuga, pimiento, germinados u otros vegetales.

11. En la cafetería elige sándwich de carne de res, jamón de pavo, pollo, queso mozzarella o panela,  pide mostaza y claro los  vegetales que más te gusten.  

12.  En lugar de las papas fritas o totopos  escoge una ensalada, fruta o papa asada de guarnición, si es grande tu antojo  comparte con tus compañeros una orden de papas fritas.

13. En el supermercado puedes encontrar  ensaladas ya listas para comer, elige  las que contengan pollo, carne,  quesos bajos en grasa.

14. Si mueres por  un postre, prefiere  nieve de fruta o  helados de yogurt, recuerda comprar los más pequeños.

15. Una  vez  a la  semana  puedes acompañar tu café con un muffin o bisquet pequeño.  

16. No tienes tiempo para comer, coloca alimentos para llevar—no perecederos—en tu bolsa, maletín o mochila, por ejemplo: galletas integrales, barritas integrales, fruta fresca, mezcla de nueces y cereales de caja bajos en azúcar en una bolsita individual.

17.Para comidas o almuerzos “de escritorio” conserva   en tu oficina paquetes de porciones individuales de galletas saladas, frutas, tostaditas horneadas, fruta deshidratada.


No olvides  a lo largo del año la  organización y  constancia en tu alimentación, en  tus horarios de comida, en tu lista del supermercado y  lee etiquetas de los  alimentos que compras, eso te ayudará a conocer sus ingredientes y contenido nutrimental.  Se constante con una actividad física mínima de treinta minutos diarios, desconfía de soluciones mágicas por más atractivas que sean.     Recuerda, que la clave para mantener un peso saludable son buenos hábitos de alimentación  y  actividad física diaria.

Y recuerda que los productos que METCO te ofrece ayudan a complementar una buena alimentación.

Hasta la próxima!!!