facebook
youtube
PIC
carrito

Consejos

 Alimentación sana y consciente para la vida actual. Si es posible

Una   alimentación  sana  y  organizada,  con  todos  los  grupos  de  alimentos  es uno  de  tantos  retos  que  las  mujeres  nos  encontramos  expuestas  todos  los  días, debido  al  ritmo  actual  de vida que  está  lleno  de  actividades y  responsabilidades.  A  pesar  de  esto, no  debemos perder de vista  qué  comemos  y  cómo  comemos,  de  esta  manera  mantenemos  un peso  saludable  y  disfrutamos  de  la  comida.
Ahora  se  habla  de  Alimentación  consciente  (Mindful eating,  en  inglés) un  concepto  empleado  dentro  del fomento  de  hábitos  saludables para  la  vida,   se trata  de   disfrutar  más de  la  comida   y del  momento  que  consumimos  esta,    tener  mayor  consciencia  de  qué  comemos  y  de  cómo  comemos.  
Cuando  prestamos  atención  y  disfrutamos de   nuestros  alimentos,  es  más  fácil  evitar  el  consumo  de  alimentos  de  forma  impulsiva o  que  nos  dejemos  llevar  por  nuestro estado  de ánimo o  estrés,   a  continuación  algunos  tips  para  alimentarse  de  forma  consciente:
Hidrátate: Bebe agua  natural a  lo  largo  de  todo  el  día,  pues  en  ocasiones  confundimos  la  sensación  de  sed  con  hambre,  si  escuchas  tu  cuerpo  reconocerás  la  diferencia.  Dale  un  toque  diferente  al  agua  preparando  infusiones o  agua  de  Jamaica natural,  endúlzala  con Svetia    

Procura  comer   sentado  y  acompañado,  comenta  con tus  compañeros  temas  diferentes  al  trabajo,  el  estar  conversando  dará  un mayor  tiempo entre  bocado  y  bocado

Come  despacio.  La  hora  de  la  comida  no es  una  carrera  de  velocidad  a  pesar  de  que  tengas  muchos pendientes,  tu  cuerpo  necesita  un  descanso  para  disfrutar  de  la  comida,  mastica  cada  bocado  para  sentir  su  textura y sabor; así   será  más  fácil  darte  cuenta  en  qué  momento  tu  cuerpo  está  satisfecho y no  comer  solo  por  terminar  lo  que  hay  en tu  plato

Mantén  lejos  tu  celular.  Si  comes  al  mismo  tiempo  que  hablas  o revisar  tus  redes  sociales,  perderás  de  vista qué  cantidades  de  alimentos  estás  consumiendo  y  será  más  difícil  identificar  cuando  ya  estás   satisfecha

Muévete  más,  la  actividad  física  constante  te  ayuda  a  moderar  tu  apetito, te  ayuda  a  controlar  el  estrés  y  tus  emociones, por  ende es más  fácil comer  menos.  Sal  a  caminar  o  si  lo  tuyo  es  bailar,  déjate  llevar  por  tu  música  favorita  

Comer  conscientemente  no es  imposible,  aplica  estos  tips  a  tu  rutina y  será  más  fácil  dejar  de  comer  cuando  estás  estresada o  triste,  mejor  busca  opciones  para  liberar  estas  emociones,  como  son  salir a  caminar  o  platicar con un  amigo.  Disfruta  de  tus  alimentos  y  de  los  beneficios  que trae  a  tu  vida  comer  de  forma  ordenada  y  consciente.   

 Cambios graduales. Hábitos para Una Vida Saludable

Guadalupe  Herrera  Estrada, Nutrióloga  
 
Los horarios para comer, en la vida moderna, han prácticamente dejado de existir, o por lo menos han variado tanto que, cuando bien nos va alcanzamos  a desayunar algo, medio comemos al mediodía y llegamos a casa  ansiosos  y con mucha  hambre,   lo cual favorece a comer en exceso.
Comer casi ha dejado de significar alimentar al cuerpo, pues ahora basta con saciar el hambre, pero un hambre que tiene su origen en largos períodos  de ayuno, o por no tener un horario de comida, resulta   más  fácil  comer alimentos altos  en    grasas, harinas refinadas y azúcares que no nutren y solo engordan.
Sumado a esto, la actividad física se reduce a correr por llegar  a  tiempo  al trabajo o escuela, logrado  lo anterior, pasamos   sentados  alrededor  de 8 a  10 horas, situación que afecta directamente la salud de las piernas, especialmente  en las mujeres.  
Por  tanto, ya no ponemos  atención de lo que nos  llevamos  a la boca, por  ello, comer  se convierte en  nada más llenarse y el ejercicio algo así como un recuerdo de la infancia o  de las modelos  de  televisión.  Situación que nos  lleva  a varias consecuencias como son el Sobrepeso, Obesidad, Enfermedades Cardiovasculares, Diabetes, pero  sobre  todo  tendrás  que destinar parte de tu sueldo en medicamentos.  
Cambios lentos pero seguros, o mejor dicho, cambiar a  través  de metas a  corto y largo plazo, es algo que puede  beneficiar   tu salud, tu peso y no tendrás  que destinar  parte  de tu sueldo en tratamientos costosos.   Empieza por:
¿Conoces el plato del bien comer?  Es una  herramienta sencilla  aprobada por la Norma Oficial Mexicana que muestra de manera comprensible las proporciones y grupos de alimentos  que deben estar presentes en cada una  de  tus  comidas.  
Come más veces durante el día. Se recomiendan 5 comidas al día, tres principales, desayuno comida y cena (dando especial importancia al desayuno) y dos colaciones, una a media mañana y otra a media tarde.
Bebe más agua simple. Una de las principales razones por las que las personas se enferman y engordan, es porque ingieren bebidas con alta concentración de azúcar. Cambia esto bebiendo más agua, intenta tenerla siempre a la mano y bebe constantemente, no esperes a tener sed para hacerlo. Si el sabor es problema puedes agregar  gotitas  de limón, hojitas  de menta o  yerbabuena.  
No te mates de hambre. Si comes cuando ya te estás muriendo de hambre, comerás apresuradamente, no masticarás bien la comida y eso le dará más trabajo a tu estómago, dificultando la digestión.
No olvides que METCO® te ofrece una gran variedad de endulzantes no calóricos y reducidos en calorías que te ofrecen opciones saludables para acompañar tus platillos y bebidas preferidas sin remordimientos.
Está claro que razones para cambiar sobran, y quizá muchas de ellas no te convenzan, o tal vez te hagan ruido durante un tiempo y después  se  te olviden; sin embargo,  estos cambios te  brindan muchos beneficios como son mayor salud,  mantienes un peso,  un mejor rendimiento en tu trabajo,  si organizas tus  compras en el supermercado gastarás  menos y lo más importante ganas una  Mayor  Calidad  de  Vida.  

 No existen fórmulas mágicas, pero con algunos cambios puedes bajar de peso

Guadalupe  Herrera  Estrada,  Nutrióloga  

Ninguna fórmula mágica te llevará a perder peso. La única forma de lograrlo y, con ello, de asegurarte una buena salud es modificar  hábitos de vida.
Si ya estás decidido a cambiar tu vida y mejorar tu salud, es necesario que realices ciertos cambios en tu día a día, como mejorar tu alimentación y comenzar a hacer ejercicio. Lo mejor es que inicies de menos a más, es decir, progresivamente, ya que de lo que se trata es de cambiar hábitos de vida y éstos no se modifican de un día para otro, lleva tiempo y esfuerzo.
Al incorporar paulatinamente cambios, se logran resultados más rápidamente y éstos serán duraderos. Por ello, lo ideal es comenzar con cambios en tu alimentación y  no centrarse únicamente en bajar de peso, pues a  través  de  estos también ganas salud.
Enfócate en metas a corto plazo, éstas deben ser realistas. Si te planteas perder 10 ó 15 kilos en un mes, lo más seguro es que te frustres y abandones tus objetivos.  Lo ideal es que no pierdas de vista que uno o 2 kilos al mes es lo saludable y continuar hasta llegar a tu peso saludable.
Inicia cambios sencillos en tu alimentación, por  ejemplo, a la hora de la comida  utiliza como primer plato una ensalada fresca sin aderezos o una sopa ligera de verduras,  esto  te  ayudará  a comer menos y disfrutarás más tus  comidas, no olvides que con los productos que METCO®  te ofrece puedes lograr tus objetivos.
Otro punto que no debes olvidar es moverte más  de lo que sueles  hacer, pues  de  esta forma gastas energía y  esto promueve una pérdida de peso, haz lo que más te guste, pues  es ejercicio moderado  de por lo menos  treinta minutos, te mantendrá  en forma y  sano.  
Duerme, no te  desveles,  sentirte  cansado no sólo da hambre, sino  promueve que aumente tu apetito y por  ende  aumenta  tu peso   


 Alimentación sana para una vida ajetreada: Consejos para todo un mes

Guadalupe  Herrera Estrada, Nutrióloga


Probablemente comes fuera de casa, por ello necesitas alimentos rápidos, fáciles y sabrosos que se ajusten a un estilo de vida ajetreado. Existen opciones inteligentes de todo tipo, ya sean comidas para llevar, comidas en el centro comercial, la cafetería de la oficina o en un restaurante.

A continuación encontraras unos muy buenos consejos que te ayudarán a alimentarte sanamente cuando comas fuera de casa:

1.Piensa de antemano y planifica dónde vas a comer. Considera las opciones de comida disponibles. Busca restaurantes que tienen un menú amplio y variado.
 
2.Tómate el tiempo para mirar el menú y hacer buenas selecciones. Algunos restaurantes incluyen menús que tienen una sección especial de opciones “más saludables”.

3. Lee los menús de restaurante atentamente y fíjate  en el contenido de grasa y calorías. Ciertos términos de menú que pueden significar menos grasa y calorías como  son: al horno,  asado, a la parrilla  y  al vapor.


4.Platillos en el menú  que incluyen  más grasa y calorías son: empanizado, a la mantequilla, a la crema, crujiente, hojaldre. Elije estos alimentos de vez en cuando y en porciones pequeñas.

5.Si vas a pedir comida no complique las cosas. Por ejemplo, en vez de papas fritas pide una papa asada o una ensalada  como guarnición y el aderezo aparte; pide sándwiches sin mayonesa, crema  o tocino.

6. El hambre puede conducirte a comer demasiado pan antes de que te sirvan la comida, pide que te retiren la charola del pan  Ojos que no ven… “barriga” que no siente.

7.Piensa en tus opciones de comida para el día entero. Si tienes una cena especial en un restaurante, entonces come una  ensalada con pollo o pescado durante la hora de la comida.

8.Limita la cantidad de alcohol, este   aumenta  el apetito y te aporta calorías sin nutrirte.

9.Comparte tu sándwich extragrande o plato principal con un amigo o llévate la mitad a la casa para otra comida.

10.A tu sándwich no olvides agregarle jitomate, lechuga, pimiento, germinados u otros vegetales.

11. En la cafetería elige sándwich de carne de res, jamón de pavo, pollo, queso mozzarella o panela,  pide mostaza y claro los  vegetales que más te gusten.  

12.  En lugar de las papas fritas o totopos  escoge una ensalada, fruta o papa asada de guarnición, si es grande tu antojo  comparte con tus compañeros una orden de papas fritas.

13. En el supermercado puedes encontrar  ensaladas ya listas para comer, elige  las que contengan pollo, carne,  quesos bajos en grasa.

14. Si mueres por  un postre, prefiere  nieve de fruta o  helados de yogurt, recuerda comprar los más pequeños.

15. Una  vez  a la  semana  puedes acompañar tu café con un muffin o bisquet pequeño.  

16. No tienes tiempo para comer, coloca alimentos para llevar—no perecederos—en tu bolsa, maletín o mochila, por ejemplo: galletas integrales, barritas integrales, fruta fresca, mezcla de nueces y cereales de caja bajos en azúcar en una bolsita individual.

17.Para comidas o almuerzos “de escritorio” conserva   en tu oficina paquetes de porciones individuales de galletas saladas, frutas, tostaditas horneadas, fruta deshidratada.


No olvides  a lo largo del año la  organización y  constancia en tu alimentación, en  tus horarios de comida, en tu lista del supermercado y  lee etiquetas de los  alimentos que compras, eso te ayudará a conocer sus ingredientes y contenido nutrimental.  Se constante con una actividad física mínima de treinta minutos diarios, desconfía de soluciones mágicas por más atractivas que sean.     Recuerda, que la clave para mantener un peso saludable son buenos hábitos de alimentación  y  actividad física diaria.

Y recuerda que los productos que METCO te ofrece ayudan a complementar una buena alimentación.

Hasta la próxima!!!


<< Anterior
|
Siguiente >>